Escojo lo que soy y lo que quiero ser, un fuego nocturno que perdure hasta el amanecer.. Un amor de ayer y un nuevo sol para mañana, un no sé qué hacer mientras miras por la ventana.. Ser la sábana que descubre tu cuerpo... 

sábado, 12 de marzo de 2011

Yo me pierdo por pensarte...

No deseaba a nadie excesivamente inteligente ya que por experiencia se que el grado de complejidad de una persona va en consonancia con su nivel de inteligencia, y no me apetecía descifrar códigos ni realizar hipótesis para resolver enigmas; yo soy de letras.

No sé si él llegó alguna vez a enamorarse verdaderamente de mí. No puedo recriminarle nada puesto que yo también he fingido estar enamorado de otros..

Yo era una buena compañera, una agradable amiga e imagino que una aceptable amante. Mi debilidad era su fuerte, y su talón de Aquiles mi muralla: nos complementábamos.
Ignoro qué se necesita para que dos personas se consoliden con el tiempo, pero parece ser que complementarse no basta. O quizá sea cuestión de complementarse sin hacerse más preguntas; y nosotros éramos demasiado curiosos… Pero yo le quería… como nunca quise a nadie. Modificaré la frase: Yo le quería… y nunca quise a nadie.

¿En qué consiste estar enamorado?. Creo que en sentirse corriente, normal, ordinario, rutinario… y aún así ser feliz. Por eso el que ya es así de serie no tiene tantos problemas para enamorarse ni se cuestiona tantos aspectos. Con otros hombres cuando realizaba actividades fundamentalmente patéticas me sentía patética, y por consiguiente, desgraciada. Con él, me sentía afortunada de ser un tía patética… hubiera tenido una patética existencia hasta el último de mis patéticos días. Y ahora no me veo capacitada para sentirme patética con nadie más.

(Sr.Zambrana)



No hay comentarios:

Publicar un comentario