Escojo lo que soy y lo que quiero ser, un fuego nocturno que perdure hasta el amanecer.. Un amor de ayer y un nuevo sol para mañana, un no sé qué hacer mientras miras por la ventana.. Ser la sábana que descubre tu cuerpo... 

jueves, 10 de marzo de 2011

Si sufrir significa tenerte, me expongo y firmo...

No sabría definirlo. Supongo que lo que me pasa es que quiero ser todo lo que nadie ha sido para ti, y me empeño tanto, que me hago daño a mí misma casi sin quererlo. Nunca os ha pasado, que en cada gesto, mirada, acto o beso que os da, piensas... ¿Y si a ella le hacía ese gesto? ¿Y si le miraba igual que a mí? ¿Le hacía las mismas cosas, o la besaba como me besa a mí? Pues a mí sí... últimamente más, es algo ineludible. No sé... quizás debería vivir el momento. Pensar menos, y valorar más. Porque como dicen..... no hay corazón que sepa andar cuando le golpea la exigencia. Y eso es lo que hago yo, exigir, exigir y exigirme más, y sé que no me lo pides, pero tengo tanto miedo a perderte... A esto es a lo que me refería cuando decía que no quería amar nunca más. A estar a pie de cañón todos los días, a pesar de las tormentas, los días soleados y los días lluviosos...



Y bueno... tengo tantas ganas de contarte todo para que me cures... pero el miedo siempre está presente... el puto miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario